Exclusivo para amantes de la literatura: las bibliotecas más impresionantes del mundo

Las bibliotecas no suelen ser los primeros lugares que un turista buscar para visitar pero, simplemente por un prejuicio ya que a la biblioteca “sólo se va a estudiar”. Pero si hablamos de una arquitectura imponente y única, ¿qué hace a una biblioteca aburrida, un lugar asombroso para visitar, un museo viviente que vale la pena visitar?  Turismocity armó una guía alrededor de todas las bibliotecas en el mundo que son dignas de ser conocidas por su estructura, su diagramación de los espacios, lo pintorescas que son, sus historias.

Trinity College es la biblioteca más increíble de Irlanda, ubicada en Dublín. Tiene dentro una colección de manuscritos y libros impresos de gran tamaño con casi 3 millones de libros que se encuentran divididos en 8 edificios. El edificio que se debe visitar es el que fue construido entre 1.712 y 1.713, el de la Antigua Biblioteca. “Long Room” es la sala principal con más de 200.000 libros antiguos. Al caminar por allí se puede sentir ese olor a madera, con bustos de mármol que representan a diversos intelectuales y personalidades importantes. Pero, sin dudas, su joya es el Libro de Kells, que llegó a manos de Trinity en 1.661 y se cree que fue construido en el Siglo IX. Posee un texto en latín de los 4 evangelios con una colorida pigmentación y una caligrafía bien decorada. Se recomienda ir a la exposición del edificio antiguo donde se explica su contenido (aprovechen y caminen por el campus de la universidad, no tiene desperdicio).

Por otro lado, la Universidad de Yale, además de contar con un gran prestigio a nivel académico, cuenta con la biblioteca Beinecke de Manuscritos y Libros Raros. La peculiaridad de esta biblioteca es que posee un ejemplar de la primera biblia impresa con la técnica de tipos móviles de Gutenberg. También allí se encuentra el Manuscrito de Voynich catalogado como el ítem “MS408”. Arquitectónicamente, posee una hermosa fachada de ventanas, se encuentra construida a base de granito que permite el paso de la luz que refleja y crea un ambiente propicio para acompañar a los libros y manuscritos antiguos que se albergan allí; lo cual, a su vez ayuda a su conservación.

 La Biblioteca Nacional de Praga en República Checa se encuentra en el centro histórico de la ciudad, conocido bajo el nombre de Clementinum. Con un estilo barroco que te hace viajar en el tiempo, la ex universidad posee miles de documentos de tamaña importancia, sin mencionar de los legendarios intelectuales que han pasado por allí.  Techos ambientados gracias a la mano del pintor Jan Hiebl que recrean una atmosfera particular y única.

 Por último, en Río de Janeiro, no sólo podemos encontrar un clima perfecto, buen humor y unas playas divinas; también podemos encontrar la imponente biblioteca Real Gabinete Portugués de Leitura. Es la biblioteca más grande de toda América Latina, cuyos inicios se dan en 1.808 con la llegada de la Corte Portuguesa al escapar de las invasiones de Napoleón. El Príncipe de ese entonces (Joao VI) manda la colección entera de la Biblioteca Real a Río de Janeiro, proveniente del Palacio de Ajuda ubicado en Lisboa. Esta biblioteca hoy cuenta con un mobiliario que converge estilos como el Neoclásico y el Art Nouveau con mármol, columnas de distintos órdenes, esculturas, hierro, entre otros materiales que hacen de su arquitectura más majestuosa. Allí pueden ver manuscritos de mucha importancia tales como el Acta de la Independencia.