La evolución del significado de la moda a través del tiempo Breve repaso del concepto de moda, desde el origen del hombre hasta el coronavirus de hoy

Si buscamos en el diccionario la definición de moda encontraremos que el término proviene del francés mode y que significa «conjunto de prendas de vestir, adornos y complementos basados en gustos, usos y costumbres que se utilizan por una mayoría durante un periodo de tiempo determinado y que marcarán tendencia según la duración del mismo». Pero el concepto de moda va mucho más allá de una mera definición de diccionario y es que a través de la moda el ser humano ha podido expresar su esencia, sus deseos, su inconsciente, su religión, su socialización.

Los antropólogos y sociólogos afirman que el hombre es primero un ser utilitario y luego estético; es por eso que en los comienzos de la humanidad el vestido cumplió una función de protección contra las inclemencias de la naturaleza, sirvió para contener alimentos y para cargar a los hijos, entre las principales funciones.

Pero pronto comenzaron a influir factores religiosos, creencias y espiritualidades que llevaron al hombre a pintarse, ornamentarse, tatuarse y hasta deformarse físicamente para adorar a sus dioses y para lograr ascender su alma a un plano superior.

Más tarde el vestido fue una herramienta de diferenciación, de ostentación y de opulencia, remarcando diferencias sociales, inspirando poder y respeto; es el caso de las distintas realezas y sus majestuosos trajes.

Con la ocurrencia de la revolución industrial, surgió el fenómeno de la moda tal como la conocemos en la actualidad, con una dependencia estrecha de la organización política y comercial y con la producción a gran escala.

Y con esa masificación de la moda que comenzó tras la revolución industrial (y que sigue ocurriendo hoy), las personas encontraron la forma de expresar a través del vestir quiénes son, cómo asumen su edad, su status, su sexualidad y su rol social, cuál es su ética y moral.

Pero también lograron acomodarse a nuevos escenarios, incluso desfavorables: con un sentido humanitario destacable, hoy las marcas de lujo en el mundo se ajustan a la pandemia por el Covid19 y ocurren cosas otrora impensadas; así, Vuitton pone en marcha su taller de prêt à porter para fabricar batas para médicos y enfermeros de seis hospitales parisinos, Dior y Givenchy detienen su producción de cosméticos y perfumes para producir alcohol en gel y Prada, Gucci y Armani fabrican barbijos.

No es nuevo para algunas de estas grandes marcas internacionales tener que transitar por sucesos desafortunados para la humanidad. Muchas de ellas debieron atravesar las guerras mundiales y pudieron sobrevivirlas. Tanto Vuitton como Prada por ejemplo, sobrevivieron a ambas guerras mundiales (Vuitton nació en 1854 y Prada en 1913), mientras que Gucci se creó en 1920, debiendo enfrentar la segunda. Por su parte Dior, surgida en 1946, supuso la recuperación del lujo y el exceso tras la depresión de la segunda guerra mundial.

Hoy la tecnología influye muchísimo en el desarrollo de las marcas de moda. Los medios de comunicación masivos y las redes sociales nos permiten conocer las nuevas colecciones de marcas de todo el mundo al momento de ser presentadas, gracias al «vivo», nos dejamos intervenir en nuestras decisiones por «influencers», miramos lo que otros se ponen a través del «streetstyle» y compramos todo tipo de prendas y complementos por Internet.

Creo que, a pesar de que las tendencias cambien, la moda nos define social y culturalmente y demuestra lo que sentimos como seres individuales y colectivos.

Resta ver qué rumbos tomará la moda después de la pandemia. Habrá un antes y un después?…